23 marzo, 2020 Por: profebet

Poker, habilidad mental

El poker es mucho más que suerte, entérate porque y como reducirla lo mas posible.

Hablar de poker como Deporte Mental a esta altura para quienes lo practican es una obviedad, pero para aquellos que quizás se topan con este deporte en un casino o a través de una página online por casualidad puede resultar una ridiculez.

Podemos discutir si el termino “deporte” es el más apropiado, ya que muchos consideran que el ejercicio físico del cuerpo en su totalidad sería un rasgo fundamental de un deporte, aspecto que el póker no cumple (aunque los invitaría a ver el desgaste que implica un torneo), pero no es lo más importante a entender, así que ni siquiera entraremos en esa discusión hoy.

Hablemos directamente de un juego de habilidad mental, porque lo que nos interesa es diferenciarlo de los juegos de azar. Hay 2 factores fundamentales a la hora de jugar poker, el azar y la habilidad mental.

Es aquí donde encontramos que en función a todas las reglas que hacen al poker, tomemos su modalidad actual más popular el Texas Holdem, el azar queda relegado a un 20% y el restante 80% es absolutamente Habilidad Mental.

Esa habilidad está comprendida en estrategia, matemática, estadística y administración de riesgos. Esto quiere decir que si un jugador toma las decisiones basado en estos conocimientos, lo que se llamarían las decisiones correctas en cada mano, a largo plazo siempre va a ganar.

A largo plazo en una parte muy importante. Siempre está presente el azar que nos puede llevar a un “bat beat” (una mano matemáticamente ganadora que se da vuelta, por una carta o más, que la transforman en perdedora). Sin embargo, lo que hay que saber es que, a largo plazo, se va a dar sólo el 20% de las veces, dándonos como ganadores el 80% restante (los porcentajes van a variar según la mano pero podemos promediar en un 80/20).

Entonces, si un jugador conoce y sabe manejar las muchísimas variables como son las probabilidades de sus cartas, el stack, la posición en la mesa y en las distintas instancias de un torneo, el tipo de jugador al que se enfrenta y la imagen que él proyecto de si mismo frente a los otros jugadores, podrá tomas las mejores decisiones y ser un jugador ganador.

Es importante aclarar que un jugador que juega torneos está mucho más afectado por el azar que el que juega cash, ya que la estructura de un torneo hace que no podamos esperar las manos correctas y tengamos que “jugarnos” dependiendo mucho más de la suerte, por eso el poker en modalidad cash es más correcto para poder analizar estos factores.

Y hay que entender que a largo plazo no hace referencia a tiempo, sino a cantidad de manos. Es en este sentido que el poker online aventaja al vivo, ya que se juega a velocidades mayores y permite jugar varias mesas en simultaneo, lo que permite jugar un volumen mayor de manos, lo que nos permite proyectar nuestro juego “a largo plazo” y hacer nuestro tiempo más rentable.

Esta explicación del poker como juego de habilidad mental no quiere decir que el jugador que entienda esto es un jugador ganador, las variables son tantas y tan complejas que hace falta de capacidad mental, aprendizaje, experiencia y aún así, siempre jugaremos contra otro jugador que puede ser mejor que nosotros. Lo que si deben saber quienes jueguen poker, es que cuanto mejor jugador seas, menos influye la suerte… y cuanto más juguemos, mejores jugadores seremos… así que… A JUGAR!